Home

[28-10-2016] LA ARQUITECTURA COMO MOTOR DE DESEO SEXUAL_

El Centre de Cultura Contemporània de Barcelona (CCCB) investiga el poder de la arquitectura como motor de deseo sexual con la proyección de espacios para el sexo desde el siglo XVIII hasta la actualidad en una exposición “densa, en cuanto a pensamiento, pero juguetona”, ha explicado el director del centro, Vicenç Villatoro, en rueda de prensa.

En la presentación ‘1.000 m2 de deseo. Arquitectura y sexualidad’, el director ha remarcado que el recorrido ayuda a explicar el presentE, las personas y las sociedades: “No se puede explicar la contemporaneidad sin hablar de sexo y sin esta mirada”.

La jefa de exposiciones y comisaria, Rosa Ferré, ha destacado que la exposición investiga la proyección, investigación e imaginación de los espacios para el sexo en la sociedad occidental a través de 250 piezas, entre dibujos y maquetas de arquitectura, instalaciones, artísticas, audiovisuales y libros.

La exposición evidencia como la práctica de la arquitectura ha estado dominada hasta muy recientemente por hombres y que, en consecuencia, los espacios propuestos para el placer se imaginan desde un deseo y una fantasía masculinos.

La propuesta, que no sigue una línea cronológica, pivota sobre tres ejes temáticos –‘Utopías sexuales, ‘Refugios libertinos’ y ‘Sexografías’– y parte del siglo XVIII porque en este siglo nació el “concepto de intimidad”, que en los siglos posteriores se convirtió en un espectáculo.

Las utopías sexuales del siglo XVIII de Claude-Nicolas Ledoux, Restif de La Bretonne y Charles Fourier abren el recorrido con sus propuestas radicales con proyectos radicales como el templo del placer de Ledoux, y los espacios para orgías eróticas y gastronómicas de Fourier.

En este apartado, se puede ver el gabinete Sade que investiga como el marqués construyó su utopía narrativa del exceso desde su pasión por la arquitectura y las artes escénicas.

También reivindica el trabajo del visionario arquitecto húngaro Nicolas Schöffer, que en los años 60 proyectó una ciudad utópica para la que diseñó un Centro de Entretenimientos Sexuales, representados en una instalación de gran formato que reproduce este espacio.

En el capítulo de ‘Refugios libertinos’, explora el poder que los espacios ejercen como motor del deseo y analiza cómo son los refugios para el placer, desde las ‘petites maisons’ de la aristocracia francesa del siglo XVIII, hasta los apartamentos para solteros propuestos por ‘Playboy’.

‘Playboy’ y la arquitectura

De hecho, la exposición le dedica un capítulo entero a ‘Playboy’, comisariado por Beatriz Colomina, quien ha reivindicado el papel de la revista en la difusión de la arquitectura moderna de Frank Lloyd Wright y Mies van der Rohe en un momento en que las revistas del sector eran muy convencionales y clásicas.

“La revista hizo aceptable que los hombres se interesaran por la arquitectura y el diseño”, además de cuestiones de estilo de vida, ropa y diseño, ha subrayado Colomina, que ha admitido que la publicación trata como un objeto a mujeres, pero también a hombres.

El ámbito ‘Sexografías’ ofrece un “mapa de las pasiones contemporáneas” a través de piezas de arquitectos y artistas como Bernard Tschumi, ecoLogicStudio, Danli Wang, Pol Esteve y Marc Navarro y descubre espacios públicos codificados para el sexo, como parques, calles y baños públicos.

[ Fuentes _ La Vanguardia ]

captura-de-pantalla-2016-10-28-a-las-12-47-02

captura-de-pantalla-2016-10-28-a-las-12-48-11

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

cuadro-blanco-sobre-fondo-blanco

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s