Home

[05-02-2016] COLABORACIÓN CON LA CRÓNICA DEL CONCIERTO DE NACHO VEGAS EN MADRID_

Empecemos por el final. Lo que queríamos era tener una revista de esas que se pueden leer, que no basta con ojear. Con artículos bien escritos que te hagan un poco más feliz, menos tonto. Una publicación provechosa. Con contenidos que te ayudaran a diferenciar el grano de la paja y a ordenar el mucho o poco tiempo de salir ahí fuera a hacer algo. Que te dijera qué concierto deberías ir a ver esta noche y por qué. La exposición que no deberías perderte este mes y que no fueras a ciegas. O que te informara de que esa obra de teatro que pensabas ir a a ver a Madrid se estrena a quince kilómetros de tu casa la semana que viene. ¿Una agenda cultural? Bueno, sí, pero en ningún caso “otra agenda cultural”.

www.laescena.es

Captura de pantalla 2016-02-05 a la(s) 09.07.42

Como un mar se presentó ante ti [ en parte agua y en parte sal ]

El Nacho Vegas tímido, que tocaba de espaldas con la melena sobre la cara en los tiempos de Manta Ray, decidió dar un primer giro a su carrera, presentándose en solitario con Actos Inexplicables.

Desde entonces he sido fiel seguidor de esa atmósfera norteña que nadie transmite como él, Northern Sky, Nick Drake y todas esas cosas. Canciones de desamor, violenta tristeza para domingos invernales frente al cantábrico.

Reconozco que sentía cierto escepticismo con este nuevo giro brusco a la izquierda, con el que NV había contaminado sus letras, contagiándose inevitablemente del clima de implicación política que envuelve al país e inunda nuestras conversaciones diarias.

El pasado sábado 23 de enero, apareció por primera vez, frente a las palmeras de la mítica sala madrileña La Riviera, para poner al público patas arriba. Gente bailando y sonrisa en las caras, lo nunca visto. El NV más desenvuelto y maduro sobre las tablas, con ese humor irónico que siempre se ha entendido mejor al otro lado de la cordillera, justo y preciso en los discursos reivindicativos, acercando el cantábrico a un Madrid, donde la luna llena contemplaba sorprendida tal metamorfosis. Mientras Nacho, micrófono en mano, se arrancaba con cierta pose de “crooner” norteamericano, esbozando bailes impensables años atrás.

Estado de gracia secundado por una gran banda. LeonesBenaventes y un setlist donde ya empieza a ser muy complicado elegir. Canciones maravillosas en directo, para cerrar con “La gran broma final”. Dos bises y “El Hombre que casi conoció a Michi Panero”. La trama asturiana se completó con el coro de la PAH y un dueto con Free Rega [ ex Pablo Und Destruktion ], cantando una divertida “Mi novio es bobo”.

Incluso se permitió una versión del famoso tema de Vainica Doble, “Déjame vivir con alegría” [ versioneado meses atrás con Lorena Álvarez ] , que encaja perfectamente con los nuevos temas corales que le acompañan desde algunos discos, quitándole peso y dramatismo a sus letras. Exquisito sonido para una sala muy complicada técnicamente.

Atrás quedó aquel concierto en Joy Eslava, donde en uno de sus largos silencios entre canción y canción, alguien del público gritó

_ “Nacho, dónde está Christina”

_ “En su puta casa, supongo”

Pues eso. Dejémosle vivir con alegría. Con la esperanza de que algún día se vuelva a desenamorar.    

                                                                                 Sergio Baragaño

Captura de pantalla 2016-02-05 a la(s) 09.09.24

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s