Home

[28-01-2015] ALMOST SOON* BY GUNNAR_

Canlis1color

Sale la Luna y sigue siendo el día.

La luz que era oro ahora es plata.

Ángel González. Otoño y otras luces, 2001

Esta historia trata sobre cómo una breve estancia en Can Lis, a las afueras de Porto Petro, sobre el Mediterráneo mallorquín, acabó convirtiéndose en una experiencia para los sentidos, donde éstos descansaron y conectaron, interactuando con la vivienda, su entorno, sus espacios, su energía. Arquitectura sensorial, durante tres noches, un sol y una luna, llena. Luces y sombras que coincidieron en el tiempo con el sexto aniversario de la muerte del arquitecto danés Jorn Utzon y que alimentaron los ojos de la piel.

………………………………..

[Llegar a casa con Sol]
El bosque Mediterráneo se refleja sobre el muro perimetral de marés que “encierra” la vivienda, como antesala de lo que ocurrirá tras la puerta de entrada. En el suelo los huecos, las puertas, van arrojando luces y sombras, invitando a entrar, a disfrutar de la experiencia … Olvidarse de la vivienda y mirar al entorno, el bosque, el mar, el acantilado, el Sol, la Luna, no es más que una forma de reafirmarse, haciéndola desaparecer, de un modo sutil y manifestar a la vez un mimetismo con el entorno en un elevado ejercicio de sencillez.

[Llegar a casa con Luna Llena]
En la penumbra de la noche, tímidos reflejos se cuelan entre la puerta de madera y la pared de marés. Tras abrirla, una Luna horadada en la entrada deja ver el enclave entre el que se asienta la casa; pinos, rocas y muros de piedra mallorquina. A la izquierda un patio iluminado directamente por la luz del satélite, brillan los azulejos del banco que lo regenta. Al cruzarlo, descansa el pabellón del salón donde sólo la mar rompe el silencio que la luz de la Luna baña. Un intenso azul flota enlazando interior y exterior, desdibujando límites.

[El Sol dibujando los pabellones]
Amanece en Can Lis, en el dormitorio, unas sencillas cortinas blancas hacen de telón de fondo, sobre las que el Sol va reflejando los árboles y el mar que rodea la vivienda. La luz tamizada nos despierta poco a poco mientras impacta sobre las paredes de piedra marés mallorquina, tiñendo de rojo el volumen de casi cinco metros de alto. Cuentan que Utzon estudió el Teatro Olímpico de Palladio, antes de construir la vivienda.

[La Luna dibujando los pabellones]
A escasos centímetros del vidrio que cierra la abocinada ventana observo las líneas que la Luna dibuja. Desde la esquina de la ventana cae, primero sobre la pared de marés, más tarde sobre nosotros, hasta llegar al suelo, una línea nítida que muere poco antes de llegar a la mesa de obra que caracteriza el salón. Como si de un perfecto ejercicio de geometría descriptiva se tratara, rombos de luz se dibujan en el suelo, que van cambiando con el baile de la Luna, de la pared al suelo y del suelo a la pared. De pabellón en pabellón, desde la caída del Sol hasta el amanecer.

[Diálogo Sol – vivienda con la mar por medio]
El Sol se proyecta sobre el mar y lo va transformando a lo largo del día. La intensidad luminosa es un espectáculo, en ocasiones demasiado fuerte, “Los pescadores daneses tienen los ojos destruidos por esta causa”, solía repetir Jorn. Invitación puntual a la búsqueda de nuevas formas de habitar la vivienda, de una luminosidad más cálida, al abrigo de los patios posteriores y espacios de transición, donde la cerámica ultramar recuerda constantemente la presencia del Mediterráneo, sin verlo directamente, Muuratsalismos …

[Diálogo Luna – vivienda con la mar por medio]
Dramáticos atardeceres queman el cielo al oeste de Can Lis, agitado umbral que dará paso una la nueva noche. Conmocionada por la fuerza de la Luna, la mar golpea el acantilado sobre el que, elegantes, se apoyan las cinco cajas. Ruido blanco, banda sonora de la noche, con la que las sombras de los árboles trepan por las blancas cortinas de los dormitorios. Silencioso, el reflejo de la Luna sobre el Mediterráneo, inunda los pabellones de luz, como si de un furtivo sol se tratara, repite sus dibujos sobre el marés en la soledad de la noche.

…………………………….

Canlis2color

Lo que comenzó siendo la casa del sol, acaba convirtiéndose en la casa de la luna. Una vivienda lineal, tal y como se puede leer en su planta , que termina mostrándose como circular, cíclica. Dualidades que se repiten una y otra vez: dentro-fuera, abierto-cerrado, circular-lineal … Completando ciclos solares, lunares, lluvias, tormentas. Un privilegio y un placer alrededor de Jorn Utzon, en Can Lis, cerrando el círculo.

*SOON [SUN + MOON]

SUN _ SOL [Del lat. sol, solis]
1. m. Estrella luminosa, centro de nuestro sistema planetario.

MOON _ LUNA [Del lat. Luna]
1. f. Único satélite natural de la Tierra.

ALMOST SOON * Can Lis. Jorn Utzon, Porto Petro 1972.
Texto e Imágenes: [GUNNAR] Ana Mombiedro + Sergio Baragaño

http://www.pointes.es/ALMOST-SOON

blanco-liso-mate-liso-brillo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s