Home

[23-01-2015] GRANDES DIMENSIONES PARA UNA FAMILIA DE LA ALTA BURGUESÍA CATALANA_

Se trata de una casa de temporada (verano e invierno), para una familia compuesta de matrimonio y cinco hijos. Está situada a 1.200 m de altura, junto a la estación de deportes de nieve Baqueira-Beret, sobre el pueblecito de Tredós, en un terreno con fuerte pendiente al suroeste.

La idea fundamental es la ordenación de cuatro ámbitos físicos claramente diferenciados, alrededor de un núcleo central que engloba las chimeneas, los servicios y las escaleras. Cada ámbito, con estructura y servicios independientes, y relacionados entre sí por ‘puentes’ especialmente diferenciados, puede crecer independientemente y de acuerdo con una ley autónoma, según unos ejes que quedan expresados en el exterior por los faldones del tejado de pizarra y en el interior por la dirección de las delgas de madera del cielo-raso.

Los cuatro ámbitos se repiten en cada planta, siempre con los servicios y las chimeneas concentrador en las esquinas del núcleo central, que vienen a ser los elementos de generación geométrica. En la planta baja desaparece uno de estos ámbitos, por pertenecer a una cota inferior a la rasante del terreno; otros dos son ocupados por la vivienda del portero; el cuarto es la habitación de entrada de esquiadores y montañeros, almacén de instrumentos de esquí y estancia ‘sucia’ y ocasional que permite incluso ser utilizada independientemente por los hijos de la familia. En la planta principal un compartimiento entero está ocupado por la cocina, y servicios anexos; los otros constituyen la sucesión de zonas de estar y comer generadas siempre a partir del rincón de la chimenea y ordenadas en espacios diversos para una posible simultaneidad de usos múltiples y para una alternancia de funciones posibles. En el piso, cada uno de 10s ámbitos está ocupado por un dormitorio con estancia o rincón de estudio y baño anexos. El elemento básico del núcleo central es una escalera en cuatro direcciones y con rellano intermedio a media altura, apoyado precisamente en los ángulos de los cuatro patios de servicio. La circulación así ayuda a borrar la imagen de una rígida superposición de plantas y crea una interesante interpenetración visual y comunicabilidad psicológica.

La casa se trata como un objeto aislado e insólito, colocado en medio de la falda de la montaña. Esta imagen se refuerza por la sucesión de muros de piedra paralelos, con interrupciones curvas, que constituyen un zócalo que a la vez procura una cierta estabilidad visual y facilita el paso de la escala casi geológica de la montaña a la escala doméstica de la casa.

Los cuatro ámbitos independientes de cada planta se acusan como volúmenes de geometría muy estricta, con grandes paños estucados en color gris terroso, separados por unas largas hendiduras vidriadas. El núcleo central se prolonga verticalmente, rompe el tejado y sale al exterior con las cuatro grandes chimeneas, que corresponden a los cuatro patios de servicio que marcan los ángulos de generación formal.

Al margen del mayor o menor interés general del tema y del programa establecido, la obra intenta alguna experiencia de lenguaje arquitectónico y hasta alguna investigación válida para otros campos.

Una de estas experiencias es el criterio de generación formal que hemos expuesto y que permite, dentro de una unidad geométrica muy coherente, una gran adaptación a programas complejos, a relativas expansiones e incluso a una cierta autonomía controlada en el tratamiento de cada ambiente.

Otra es el intento de crear una fluencia espacial expresiva, no sólo a los niveles de cada planta, sino en la interconexión de Ias mismas, eliminando la caja de escalera aislada que suele marcar siempre un eje vertical desintegrado del resto de los ambientes.

Finalmente, hay una preocupación en lo que podríamos llamar adecuación al paisaje natural, a la arquitectura tradicional del lugar y a las posibilidades reales de construcción en aquellas circunstancias. Con excepción del tejado de pizarra (impuesto por las ordenanzas urbanísticas del Valle), que en algún momento se intentó la posibilidad de realizarlo en plancha de cobre, el resto de la casa no utiliza ningún repertorio típico o tradicional del país y, en cambio, se intenta crear con los pueblos vecinos y con los volúmenes del paisaje un diálogo, más o menos logrado, pero, sin duda, comprensible.

La estructura de hierro, los macizos de color gris terroso, las barandillas de hierro galvanizado son los elementos fundamentales que definen esa volumetría fuerte, apoyada en un basamento de piedra que intenta ser sólo como una primera estructuración cúbica de la propia montaña.

[ fuente _ cuadernos de arquitectura ]

 03 01 02

05
0407

 blanco-liso-mate-liso-brillo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s