Home

[11-09-2014] UN REFERENTE DE LA ARQUITECTURA RESIDENCIAL MEDITERRÁNEA_

En 1960 el arquitecto barcelonés José Antonio Coderch de Sentmenat (1913-1984) inicia el proyecto de una casa en el extremo Este de la costa de l’Almadrava por encargo del médico francés Dr. Rozés. En 1962 finalizan las obras de construcción de esa obra que ha constituido desde entonces un exponente de la mejor arquitectura moderna.

La casa Rozes forma parte de una tipología de casas derivadas de la casa Catasús, que se ha convertido en un prototipo de casa variable, capaz de adaptarse a los diferentes programas y situaciones por medio retranqueos y escalonamientos. Además de la casa Rozes, forman parte de esta tipología la casa Uriach, la casa Luque, la casa Gili, y otras tantas de altísima calidad compositiva, en las que podemos encontrar un paralelismo en clave mediterránea con las casas patio de Mies. De hecho, a Coderch se le debería considerar como uno de los arquitectos más miesianos de la arquitectura catalana, con un estilo personalizado y adaptado a la cultura y al clima local. La casa Rozes se encuentra emplazada sobre una península rocosa de la Costa Brava, a la que se accede por una calle sin salida al final de la carretera de la Almadrava. La entrada a la casa y al garaje está definida por un sistema de planos que recuerda a las composiciones neoplásticas del Pabellón Mies van der Rohe. Superada la entrada, los muros de la casa se van retranqueando y escalonando para adaptarse al terreno y acoger el programa: en la parte más alta se encuentra la zona de día, organizada alrededor de un pequeño patio central, y a partir de aquí descienden las habitaciones en un escalonamiento que llega casi al mar, con el dormitorio principal en el extremo. Desde el exterior, la casa se muestra como un conjunto de volúmenes cúbicos maclados y pintados de blanco, que pueden verse si se rodea la casa por el camino de ronda.

Ésta casa supone ser la reconstrucción de la casa Ugalde pero adaptándola a las nuevas y difíciles condiciones rocosas del lugar. El escalonamiento y su deconstrucción sobre el terreno, permiten a la casa una fusión con las rocas donde se asienta, dándole un carácter totalmente natural. Por lo cual, esta monumentalidad  escultórica se debe más a la casualidad, pues mas difícil hubiera construir una casa regular en el emplazamiento.

En la casa Rozès, Coderch se basa en la tradición constructiva y arquitectónica por medio de lo que el mismo llamaba “tradición viva”, aquella que va creando nuevos materiales y formas cuando es necesario, como pero que se basa en lo aprendido que es considerado un tesoro que ha formado nuestro aprendizaje Las habitaciones se configuran como volúmenes escalonados que se adaptan a la topografía dando una imagen de elementos y casas de un pueblo. El mismo pasillo de dormitorios no es tan sólo un paso sino que constituye una calle en sí misma, con sus cambios de dirección y de nivel, con sus balcones como entradas de luz que crean la imagen de fachadas de un pueblo acotado por el mar.

[ Fuente _ Diversas Fuentes ]

01-Casa Rozes (1)02-Casa Rozes
6154508322_723aa65ce7_b


Disa_lamp_in-640x424

05-Casa Rozescoderch_j201-283x300

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s