Home

[07-03-2014] LA POSIBLE DEMOLICIÓN REABRE EL DEBATE SOBRE SU PROTECCIÓN_

Es un complejo industrial destinado a la elaboración de leches embotelladas y productos derivados, que comprende también instalaciones destinadas a dirección, administración y almacenamiento de materiales; edificios para vestuarios, cocina, etc.; un garaje para vehículos propios y talleres de reparación; una pequeña nave para los servicios de producción de vapor y aprovisionamiento de agua; un edificio de portería y control de acceso; una estación de servicio, etc.

El conjunto está emplazado en la antigua carretera de Fuencarral a la playa de Madrid. La elección del solar responde a criterios higiénicos, así como a la búsqueda de un lugar que careciera de contaminación e industrias y que pudiera conectarse fácilmente a la red de alcantarillado y de energía eléctrica.

Según la memoria del proyecto, la disposición en planta de las edificaciones está formada por los siguientes elementos: un único bloque de fabricación y de almacenamiento de materiales; ligeramente separado de este bloque, pero vinculado a él, se ubica la zona de recepción de leche, indispensable para el proceso de elaboración; otro edificio aislado, aunque unido al conjunto, alberga los vestuarios y los comedores de obreros y de personal directivo con la cocina aneja. Los demás servicios de garajes, calderas, etc., se sitúan en edificios independientes.

Los volúmenes son claros y perfectamente definidos; responden a la arquitectura industrial basada en los principios del Movimiento Moderno, por su funcionalidad en planta y sus características formales.

En la elaboración del producto lácteo se previeron siete líneas de embotellado que corresponden a: recepción de botellas vacías, lavado, llenado y cerrado, almacenaje en cámara frigorífica o almacén y andenes de expedición. El laboratorio de control interno y de inspección municipal se sitúa en contacto directo con los locales destinados a la recepción de leche y la elaboración y se desarrolla en dos plantas. Los almacenes generales se proyectan en un amplio local de semisótano con entrada independiente desde el exterior.

La zona de dirección y administración ocupa el ángulo de la fachada norte y oeste del bloque general, dispone de entrada directa, próxima al acceso de la carretera de Fuencarral a la Playa. Tiene cuatro niveles: la planta baja, destinada a recepción de personal y visitas; la planta primera, que acomoda la gerencia y dirección técnica y el consejo de administración; y la planta segunda que aloja las oficinas generales de administración. Todas ellas se proyectan con total diafanidad.

Los vestuarios, situados en un edificio aislado con acceso directo desde el exterior, están enlazados por una amplia pasarela con el bloque principal de elaboración y con el espacio exterior que conecta las distintas edificaciones. Los comedores de dirección y de invitados se sitúan en la planta baja del pabellón destinado a vestuarios. El edificio muestra a la carretera una composición de huecos y macizos. La pasarela que une el bloque principal con los vestuarios y los comedores permite, por su transparencia, la contemplación del paisaje. La gran ventana que corresponde a la amplia nave de lavado y embotellado permite la visión desde la carretera de la parte más espectacular y lucida de la elaboración, que sirve de reclamo a la empresa.

Era algo que llevaba unos meses comentándose entre los arquitectos: “Parece que, otra vez, van a tirar la fábrica de Clesa”. “Nos iban llegando rumores”, explica Teresa Couceiro, directora de la Fundación Alejandro de la Sota, el arquitecto que proyectó esta icónica central lechera en 1961. Un edificio diáfano y ligero, de los primeros en usar una estructura de hormigón pretensado. Ubicado en la Avenida del Cardenal Herrera Oria, fue un hito en su época y sigue siendo un arquetipo de la arquitectura moderna industrial española: es la fábrica en la mente de muchos arquitectos cuando, aun medio siglo después, se ponen a proyectar una fábrica. “Uno había oído algo en el Ayuntamiento, otro había intentado ir de visita y no le habían dejado, otro había preguntado al guardia de seguridad…”, explica Couceiro, que, sin embargo, estaba “tranquila”, ya que en 2010 la Concejalía de Urbanismo, tras otra especulación sobre su demolición por parte de la actual propietaria, Metrovacesa, le había confirmado que el inmueble estaba en trámites para ser protegido. “Precatalogado a falta de una firma”.

www.alejandrodelasota.org.

[ Fuente _ Docomomo + El País ]

1509105_808571129158059_1024243002_n

2

clesa023

clesa0241

CLESA MOD

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s