Home

02


[02-09-13] CONCIERTOS EN CASA DE GAUDÍ

Reacciones de estupor al pasar de una estrecha escalera de caracol al inmenso y laberíntico tejado de La Pedrera. La gente se dispersa rápidamente por los múltiples caminos: como si jugaran al escondite, buscan un rincón para escuchar el concierto de jazz nocturno. Parejas y grupos de turistas —pero también catalanes— se acomodaban el jueves pasado en las escaleras o en el suelo, apoyados a las chimeneas o de pie, esperando las primeras notas de Bruut!, el cuarteto holandés que alternó vivos ritmos y melódicos.

Desde el 20 de junio hasta el 7 de septiembre La Pedrera propone cada jueves, viernes y sábado una banda sonora para la arquitectura de Gaudí al precio de 27 euros. Desde hace seis años apuesta por la intimidad del jazz buscando grupos de prestigio: “Queríamos algo más que no fuera un mero acompañamiento al edificio, sino que tuviera calidad propia”, explica Jordi Feixa, coordinador del programa. El jazz está muy vivo en Barcelona: “Hay artistas excelentes que se forman también en Holanda o en Nueva York y están muy preparados”. Por eso el coordinador ha elegido para las 36 sesiones de jazz solo propuestas personales, composiciones propias. Y sin dejar de lado a los jóvenes porque constituyen la mitad de los 12 grupos musicales seleccionados: “La Pedrera es un altavoz para promocionarlos “, añade Feixa.

Más de 10.000 personas habrán participado a este ciclo de música, superando el aforo del año pasado, según los datos de los organizadores. Y, contrariamente a lo que pueda suponerse, no son solo japoneses, franceses y alemanes. También los locales aprovechan el concierto para conocer el lado nocturno de la Pedrera y visitar el Espai Gaudí: bajo los arcos catenarios elegantes maquetas blancas de la Pedrera o la Sagrada Familia muestran el trabajo conjunto del arquitecto. Para muchos catalanes es la primera vez que pisan el suelo de este edificio.

También en Casa Batlló los conciertos nocturnos han tenido buena acogida entre el público autóctono. Las veladas empezaron el 18 de junio y se prolongarán hasta el 27 de septiembre. Precio: 29 euros. “O por el precio caro de la entrada —la visita a la casa— o por la agobiante cola de turistas no habíamos entrado nunca”, explica Meritxell Gabarró.

Ya son cinco años que la Casa Battló propone un ciclo estival de conciertos, estructurados en dos partes: la primera en la terraza y la segunda en la tribuna de la Planta Noble. Pero este año ha apostado por artistas de renombre que de martes a domingo ensayan géneros musicales distintos: lírica, guitarra y danza vertical sobre la fachada posterior, ópera, rumba o guitarra clásica española y flamenco.

El resultado ha sido un éxito: “La afluencia —entre 130 y 140 personas por noche— ha crecido respecto a otros años. Y el público exterioriza más satisfacción”, explica Albert Tola, coordinador del programa. La mayoría son parejas que disfrutan del ambiente romántico: velas, copas de cava, mesitas para dos. “Hay quien ha declarado su amor en toda regla”, cuenta Carla Crespo, portavoz de la Casa Batlló. El miércoles pasado la voz de Damià Olivella —suave como las curvas de Gaudí— hechizaba el ambiente cuando desde lo alto dos bailarines se lanzaron al vacío. Parecía fácil danzar en vertical.

[Fuente_el País]

01

03

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s