Home

PORTISHEAD TRIUNFA EN EL LOW COST, UNICO CONCIERTO EN ESPAÑA_

Portishead es de esos grupos que se hacen de rogar. No se prodigan excesivamente en los escenarios y se toman las grabaciones con mucha calma. A esto debemos añadir la negativa de la cantante Beth Gibbons a conceder entrevistas (lo que engrandece más si cabe el misterio que de por sí acompaña a su voz desgarrada).

Portishead sufrió con «Dummy» (1994) la misma maldición que My Bloody Valentine con el mítico «Loveless» (1991). Una especie de bloqueo creativo ante el temor de no volver a alcanzar las cotas de perfección por la que propios y extraños les encumbraron anteriormente.

Once años llevó al trío de Bristol publicar «Third», su primer álbum de estudio desde «Portishead» (1997). «Básicamente, componer algo que te gusta es muy difícil. Sobre todo si quieres hacer algo original, si quieres que sonar como nunca antes en tu vida», explica Barrow. «Generalmente, antes de componer tengo una idea bastante clara de cómo quiero sonar, y eso es un problema porque no paras de trabajar hasta que lo consigues. Lo que sé es que no quiero estrés; el próximo disco saldrá cuando tenga que salir».

Éxito fulgurante

 Para tres personas tan discretas como Barrow, Gibbons y el guitarrista Adrian Utley, debió ser extraño triunfar con su álbum de debut. «En realidad a nosotros el éxito nos cogió trabajando, así que no nos dimos cuenta realmente de lo que estaba pasando. Es curioso, porque la mayoría de bandas pierden la popularidad cuando dejan de trabajar, de modo que nunca llegan a disfrutarla».

Finalmente llegó el gran día. «Third» salió a la luz, y sorprendió gratamente a todos aquellos que temían que Portishead hubiese derivado hacia los terrenos melifluos del chill-out. Nada más lejos de la realidad. «Durante el tiempo de composición del disco escuchaba mucho krautrock de los setenta, bandas populares de la antigua República Checa y música electrónica con sintetizadores», revela este multinstrumentista y productor, cuya debilidad por los ritmos hipnóticos es de sobra conocida. Aunque no todas sus referencias son antiguas. «También me encantan grupos como Om o el nuevo disco de James Holden», apunta.

Además de Portishead, Geoff Barrow forma parte de otros tres grupos (Beak, Drokk y Quakers) y apoya activamente la escena musical independiente a través de su sello Invada Records, responsable entre otras cosas de la edición en vinilo de la banda sonora de «Drive». Habida cuenta de su experiencia acumulada, le preguntamos su opinión sobre la cruzada que Thom Yorke (Radiohead) ha abierto contra Spotify. «Yo lo tengo claro. Portishead no debería en Spotify. No tengo nada en contra de ellos, de hecho pienso que el modelo de suscripción es el camino a seguir, pero la gente tiene que pagar por la música que escucha, y Spotify debería pagar a los artistas una cantidad justa, cosa que no están haciendo». Entonces, ¿por qué siguen formando parte de su catálogo? «Porque me parece que somos menos activistas y más vagos que Radiohead» (ríe).

[ Fuente ABC Cultura ]

Portishead _ Roads

 71g-8xgn96L__SL1200_
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s