Home

[12/07/13] TERMINAL AÉREA TWA_

Eero Saarinen 1956-1962, Nueva York

En los años cincuenta la aviación comercial vivía un momento de expansión y cambios, donde las terminales aéreas carecían de una forma establecida. Los primeros aeropuertos del siglo XX, habían sido poco más que cajas racionalizadas con torres de control. Pero el presidente de la compañía TWA, quería un edificio que capturara “el espíritu del vuelo”, “un edificio en el que la propia arquitectura expresa el drama, el carácter especial y la emoción de los viajes”. Un edificio emblemático que pudiera ser el buque insignia de la compañía, también muy vigente hoy en día.

Con estas premisas, en 1956 Eero Saarinen recibe el encargo de proyectar una terminal para la compañía aérea TWA, Trans World Airlines, en el conjunto edificado del aeropuerto ldlewild de Nueva York, actualmente John F. Kennedy (JFK). El arquitecto planteó así una alegoría del vuelo en hormigón armado.

Antes de elaborar sus primeras propuestas, analizó el comportamiento de los usuarios y viajeros en edificios similares como terminales de tren. El análisis de los flujos de viajeros y de los recorridos a pie de las personas dentro de los grandes recintos, reveló que estas trayectorias nunca son en línea recta. A esto se sumaba el aspecto de que volar era algo especial, una experiencia que no todo el mundo se podía permitir. De ahí que en el proyecto haya una gran dosis de puesta en escena.

El edificio es, desde los primeros bosquejos, una gran cubierta que aloja en un único vestíbulo la sala de intercambio de pasajeros. Un segundo nivel resuelto en altillo sobre el primero mantiene la idea de hall único. El flujo continuo de un área a la otra crea un espacio sin límites, una arquitectura de fluidez. Las columnas, las bóvedas y el antepecho se combinan para formar un único elemento “sin costuras”, y se funden para dar cabida a todos los requerimientos funcionales necesarios.

En los sucesivos modelos la cubierta fue variando su silueta para ajustar la forma libre a un elemento capaz de sostenerse. La gran preocupación estructural era evitar un grosor exagerado en la viga de borde que debía sujetar el voladizo. La forma evolucionó desde una concha única continua, a unos caparazones sujetados por grandes costillas, hasta llegar a la forma definitiva que consiste en cuatro bóvedas diferenciadas. Uno de los arquitectos del equipo cuenta que cuando estaban tratando de encontrar la forma correcta, una mañana, mientras Eero estaba desayunando, utilizo la cáscara de su pomelo para describir la concha del terminal, empujó hacia abajo en su centro abultando la fruta y encontró la depresión que él deseaba.

Pero si en algo es singular esta obra es en la manera en que se elaboró el proyecto. Todo su diseño se trabajó sobre modelos a escala. Desde modelos a 1.200 hasta modelos a 1:50 donde se ensayaban las soluciones formales, estructurales y constructivas a igual que las cualidades espaciales y la iluminación, por lo complicado que es representar y superficie curvas en dibujos 2d. No obstante, se redactaron más de 130 planos, requiriendo de cálculos realizados por ordenador, en un momento en el que la tecnología informática al servicio de la arquitectura era muy incipiente.

El edificio incorporó nuevas ideas que se convirtieron en práctica habitual en todo aeropuerto: sistema de aviso por megafonía, un tablero electrónico con salidas y entradas, el check-in, la separación de pasajeros y equipaje, el desarrollo de una red de transporte de las maletas, salas de embarque distantes e independientes de las pistas, el posterior acceso al avión mediante un finger y la recogida del equipaje en cintas comunes giratorias. Sin embargo, a pesar de estos aspectos innovadores hace 40 años, hoy en día se han quedado obsoletos.

La Terminal quedó fuera de servicio en el 2001, cuando la TWA fue adquirida por American Airlines. En 2005 la compró Jet Blue, la compañía de “low cost” de más éxito en EEUU, pero se enfrentó primero a la prohibición de convertirla en un mar de azulón y naranja [colores de la compañía] y luego a la crisis, que ha retrasado su reapertura.

Para hoy en día, el estudio de arquitectura Gensler plantea un proyecto de ampliación que conserva la terminal original pero plantea el embarque mediante un nuevo edificio.

[ Fuente _blog revisión interior ]

http://bit.ly/a4IgHn

triptico

458811_256446654480714_819455743_oEzraStoller-TWA-Terminal-Interior-EeroSaarinen-622004_52_01_b02Sin título-1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s