Home

[14/06/13] GRADERÍO HIPÓDROMO DE LA ZARZUELA_

Eduardo Torroja Miret 1941, Madrid

El Hipódromo de la Zarzuela se empezó a construir en 1935, pero no se inauguró hasta 1941 debido a la Guerra Civil. Estuvo inspirado en el de San Siro de Milán y vino a sustituir el antiguo Hipódromo de la Castellana, en el actual Nuevos Ministerios. El proyecto se presentó a concurso y fue la propuesta firmada por los arquitectos Arniches y Domíngez y el ingeniero Eduardo Torroja la ganadora.

En un terreno de gran desnivel el proyecto presenta tres partes claramente diferenciadas: las pistas, la zona de caballos y la zona para el público. El área para espectadores lo conforman tres construcciones independientes alineadas. Una tribuna central con 30 metros de longitud como grada para los socios, entre la tribuna Norte y Sur con 60 metros cada una, para albergar los espectadores preferentes y generales. Los tres bloques se encuentran unidos por una galería continua a nivel de pista.

Cada bloque está formado por graderíos de asientos con vistas a la pista de carreras y la galería inferior común abierta a la pista y al paddock. La sección del proyecto vino dada por la organización en el espacio de las diferentes funciones que debía responder, para más tarde resolverse estructuralmente. La estructura de la tribuna, en concreto la gran visera volada, supone el elemento más innovador y representativo del hipódromo.

La cubierta de la tribuna está construida mediante láminas de hormigón armado en forma de hiperboloides con espesor variable. Partiendo de 65 cm en la zona de los pilares, a los 5 cm de espesor en el extremo de los voladizos, la misma lámina, la misma forma,  soporta todos los esfuerzos sin nervios ni refuerzos de un vuelo de 13 metros, simplemente con un anclaje posterior de tirantes, separados cada cinco metros. Solía decir Torroja que “La obra mejor es aquella que se sostiene por su misma forma”.

Ingeniero de Caminos, proyectista e investigador, además de docente y constructor,  revolucionó el concepto del funcionamiento de las estructuras mediante sus planteamientos y desarrollos, que hoy por hoy se siguen estudiando, y que dieron pie a otros grandes del hormigón y las formas como Félix Candela, Pier Luigi Nervi o Antonio Gaudi. Protagonizó en gran medida la revolución científica y técnica que  abrió paso al trepidante desarrollo del hormigón armado y pretensado en la primera mitad del siglo XX, contribuyendo a la evolución de toda la industria de la construcción.

Eduardo se caracterizaba por su carácter proyectista e investigador frente a las estructuras, ya que entendía cada proyecto como el resultado de un proceso creador donde la solución natural de los problemas planteados debían satisfacer al mismo tiempo las exigencias del técnico y del artista. No obstante, sostenía  que “antes y por encima de todo cálculo estaba la idea, moldeadora del material en forma resistente, para cumplir su misión”. Mediante el entendimiento de la personalidad de cada material, de la imposición tensional que conlleva cada forma y la racionalidad, hizo que la realidad fuera más bella y atractiva por su veracidad.

[ Fuente _ arquiscopio ]

http://bit.ly/16lxSK9

wikipedia14

triptico

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s